Familias Lago Titicaca

Azambuja Gonzales

Todos los seres humanos despertamos cada día por amor, a la vida, a tu trabajo a ti mismo, a la familia...

Hoy en este texto abrimos nuestro corazón no solo como fotógrafos si no como simples seres humanos.
Cada día nosotros despertamos por amor, esta es la única razón por la que hemos tomado la decisión de cambiar nuestra vida y nutrirla de momentos con personas que crean en la magia del vivir, de nada nos sirve predicar una y otra vez sobre vida, amor y entrega si no lo ponemos en práctica…

En nuestra inmensa imperfección e ignorancia ante tanta majestuosa inmensidad simplemente intentamos ser mejores seres humanos cada día, nos falta tanto por aprender y de esto se trata la inmensa fortuna que poseemos.

¿Quién en esta vida no quisiera absorber tan solo un rayito de la energía positiva de los demás para fortalecerte cada día?

Nosotros lo hacemos cada vez que nos abren las puertas de su alma y dejan a flor de piel los sentimientos de dicha que los sostiene a cada uno de ustedes día a día, no tienen idea como nos alimentan de lo más maravilloso que existe en el universo, estamos agradecidos por estar de este lado de historia, rescatar lo esencial de la vida y su sentido.

Conocer a esta familia para nosotros es simplemente una flor en el camino, llenos de vida, llenos de aquello que no se puede palpar, pero hace florecer sonrisas, la aventura de compartir con ustedes para nosotros es un premio a nuestra incansable búsqueda de luz, agregar a demás que hablar con ustedes nos ayudó mucho como seres humanos y en nuestra vida personal, son luz y pronto recibirán a un rayito más de vida y felicidad por todo lo que merecen, gracias por una tarde que nosotros jamás podremos olvidar.

Sin duda de esto se trata vivir…
¡Eternos tiempos de amor! ♥